Sacramentos

Matrimonio

INICIO DE TRÁMITES:

Para iniciar el trámite matrimonial en nuestro Santuario Arquidiocesano del Señor de la Divina Misericordia, que es estrictamente personal, es necesario que uno o ambos novios residan en nuestra jurisdicción.
El pliego matrimonial se debe abrir con una anticipación mínima de 3 meses a la fecha del matrimonio y con 4 meses en el caso de traslado.
Para que los novios puedan iniciar su trámite matrimonial es necesario que ambos novios se entrevisten, previa cita con el párroco. Entre los días lunes y jueves de 7:00 p.m. a 8:00 p.m.
Los documentos indicados a continuación son indispensables para su presentación del inicio del trámite y así coordinar la entrevista.

DOCUMENTOS REQUERIDOS:

1.El Pliego matrimonial y Licencia de traslado se deben adquirir en el despacho (Secretaría).
Traer una foto de ambos novios, tamaño carnet a color, con fondo blanco.

2.Partidas de bautismo de ambos novios, con fecha de emisión máxima de 6 meses y legalizado en el Arzobispado u Obispado al cual corresponde.

3.Declaración jurada simple de domicilio; adjuntar recibo de servicio, del novio o novia que viva en la jurisdicción del Santuario.

4.Copia simple de D.N.I. de cada novio. Si alguno de los novios fuera extranjero, deberá presentar su carnet de extranjería o pasaporte.

5. Constancia de Matrimonio Civil donde se indique la fecha del matrimonio civil o la publicación del edicto (hoja completa del periódico).

6.Constancia de haber hecho el curso Pre matrimonial y legalizado en el Arzobispado de Lima.

7.Constancia de Confirmación de ambos novios, con fecha de emisión máxima de 6 meses y legalizado en el Arzobispado u Obispado al cual corresponde.

8.Certificado de soltería para los extranjeros; expedido por el consulado respectivo.
9.Si alguno de los contrayentes es viudo, presentar la partida de defunción. Si solo ha sido casado civilmente y ahora es divorciado, presentar sentencia de divorcio.

10.Proclamas: la parroquia deberá formular las proclamas que serán publicadas en las parroquias de cada novio durante 3 domingos. Cumplido el plazo, presentar en el despacho parroquial con el sello respectivo de la parroquia que publicó la proclama.
Los testigos para el Pliego Matrimonial, serán dos por cada novio, mayores de edad, católicos, no parientes y que los conozcan más de 5 años.

TESTIGOS:

Deberán presentarse a la secretaría con su D.N.I. (Solo original), el mismo día de la apertura del pliego matrimonial.
Para el día de la ceremonia habrá además 1 testigo por cada novio (que sí podrá ser familiares).

EN LA CEREMONIA:

a) Días antes de la boda, deberán venir los novios y los padrinos para el ensayo (previa coordinación en secretaría).
b) Se les recuerda a los novios que deben prepararse debidamente acercándose el viernes antes de la boda al Sacramento de la confesión, si es viernes de misericordia la confesión es de 7 a.m. a 8 p.m.
c) Las piezas musicales deben contribuir al espíritu religioso de la Ceremonia, por lo que solo se permite cantos litúrgicos. Deberán presentar con anticipación la lista de canciones a través de la secretaría.
d) No está permitido echar arroz, ni pétalos de flores en los ambientes parroquiales por ser sumamente peligroso.
e) Se permitirá tomar fotos y filmar para el recuerdo, siempre y cuando no distraiga la celebración. No está permitido el uso de reflectores ni de los tomacorrientes, pues el templo tiene suficiente iluminación.

RECEPCIÓN de SALÓN:

El tiempo del uso del salón es de 1 hora.

*Aceptamos VISA

Bautismo

SIGNIFICADO DEL BAUTISMO:

El sentido del sacramento del Bautismo es ser incorporados a la Iglesia como miembros de Cristo, eliminando en nosotros la huella del pecado de Adán, y darnos la oportunidad de librarnos de las consecuencias del pecado (concupiscencia) de nuestro primer padre por nuestra cooperación con la gracia de Dios.
Sin haber sido bautizados no podemos vivir según la fe de la Iglesia. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que «el santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos .
Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión» (CEC 1213). Todos hemos pecado en Adán, y desde que nacemos estamos en pecado: «Así pues, como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo procura toda la justificación que da la vida» (Rom 5,18).

REQUISITOS:

1.-Partida de Nacimiento del niño(a), original y copia.
2.-Los padrinos, si son solteros deberán estar confirmados, si son casados deberán estar casados por Matrimonio Religioso. Tendrán que llevar una vida coherente con la fe y con la misión que van a asumir, por tanto no podrán ser padrinos los que no sean católicos, los divorciados vueltos a casar ni los convivientes.
3.-Si los padres del niño(a) viven en otra jurisdicción parroquial deberán presentar un permiso de la Parroquia de su localidad, autorizando el Bautismo en nuestra Santuario.
4.-Los niños mayores de 10 años necesitarán una adecuada catequesis y la respectiva Licencia de Bautismo para adultos.
5.-Las Charlas para padres y padrinos son obligatorias. Se realizan el día miércoles en la semana del Bautismo a la 7:45 p.m. (hora exacta), en el Salón del Santuario.

SIGNOS DEL BAUTISMO:

Acogida de la asamblea:
El Bautismo no es sólo un asunto personal. Afecta a toda la comunidad cristiana. Ésta lo manifiesta acogiendo al recién nacido acompañado por los padres y padrinos.

Escuchar la Palabra:
¿De qué palabra trata la palabra? De la Palabra de Dios. Cada uno escucha, acoge esta palabra y pide fuerza para hacerla viva en el corazón de la vida cotidiana.

La profesión de fe:
Delante de la comunidad cristiana el celebrante establece un diálogo con los padres y el padrino y la madrina, si se trata de un niño, o con el bautizado si es un adulto. Son las promesas del bautismo:
– “Renunciáis, pues, al pecado para vivir en la libertad de los hijos de Dios?” – “Sí, renuncio”.
A continuación se hace la profesión de fe:
– “Creéis en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo?”
“Sí, creo”.

El agua:
Uno de los signos principales del bautismo es la agua. El agua es fuente de vida, que fecunda, regenera y purifica. El agua del bautismo simboliza la vida de Dios. Ser bautizado significa ser sumergido en Cristo, y participar, ya desde ahora, de su vida.
El celebrante vierte tres veces agua sobre la cabeza de la persona que es presentada o pide el bautismo. Al mismo tiempo el celebrante dice: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
Este gesto y estas palabras son el núcleo central, el corazón del sacramento, el signo principal de la apertura al don de Dios.

El aceite del Crisma:
El celebrante marca la cabeza del bautizado con el aceite del Crisma. Es un aceite mezclado con bálsamo consagrado por el obispo el Jueves Santo, con el cual son bautizadas todas las personas del obispado.
Este rito consagra al bautizado como hijo de Dios.
En la antigüedad eran ungidos con aceite los reyes, profetas y sacerdotes. Así el bautizado es rey (reinar quiere decir amar, servir), profeta (ser testimonio de Dios entre el pueblo cristiano) y sacerdote (presenta a Dios toda su vida). Además, el aceite simboliza la fuerza, la suavidad y la belleza del Espíritu que impregnará al nuevo cristiano.

La luz:
El cirio, encendido en el cirio pascual, que es portado por los adultos, recuerda la noche pascual y todo el Misterio de Cristo, que muerto y resucitado es luz para nuestras vidas. Una luz que ha de brillar en nuestra sociedad.

Horario de Atención
Lunes a viernes de 9 a.m. a 1 p.m. / y de 3 p.m. a 8 p.m.
Sábado de 9 am. a 1 p.m.
Telf.: 275-6948

Av.Caminos del Inca cuadra 21 –  Santiago de Surco
www.santuariodivinamisericordia.pe
dparroquial1@santuariodivinamisericordia.pe
Santurario Arquidiocesano Señor de la Divina Misericordia