¿Cómo ser miembro de la Congregación?

Es muy fácil. Solamente necesitas tener una gran disposición para servir a Dios. Quien decide ingresar por primera vez a la Congregación es acogido y nombrado “hermano postulante” por un determinado periodo de tiempo en el que debe prepararse espiritualmente. Luego, en una ceremonia especial, se consagra a la Divina Misericordia, se le imparte una bendición especial al hábito que portará y recibe una cinta roja con la medalla de la Divina Misericordia como distintivo de su consagración.